Retos de las asesorías para el 2019 ¡No te quedes atrás!

La era digital se perfila como uno de los grandes retos que todo modelo de negocio debe asumir y adoptar para sobrevivir y mantenerse en un mercado de transformación constante. Actualizar los servicios, renovar los procesos, hacer uso de nuevas tecnologías y apostar por el cliente digital son algunos de los retos de las asesorías para el 2019, ¡quedarse atrás no debe ser una opción!

En Einatec somos conscientes de lo importante que es entender los nuevos tiempos y embarcarse en una transformación tecnológica con el objetivo de alcanzar nuevos clientes y fidelizar a los antiguos con herramientas que les permitan ahorrar dinero y optimizar procesos. ¿Cuál es la meta? Apostar por la era digital para reinventarse y ofrecer un servicio actual e integral. Dicho esto, conoce a continuación los principales retos de las asesorías en 2019.

La transformación digital como asignatura pendiente

Hay quienes piensan que la tecnología ha evolucionado tan rápido que ha desplazado muchos modelos de negocio llevándolos a la quiebra: ¡falso!

La era digital no ha robado el trabajo de nadie, al contrario, ha llegado para facilitar una serie de procesos que antes eran mucho más complejos y costosos. Por lo tanto, apostar por los avances tecnológicos es la clave para no quedarse atrás y reinventar el modelo de negocio en pro de convertirnos, por dentro y por fuera, en empresas sostenibles y modernas: ¡lo que el cliente y los empleados esperan!

Para alcanzar esta meta es necesario tener en cuenta ciertos cambios que deben asumir las asesorías en 2019 para llevar a sus clientes a la mejor versión de sí mismos, veamos:

La asesoría en la nube

La tecnología es un gran aliado que te permitirá anticipar las necesidades de tus clientes, pero también es el pilar que te ayudará a crear una exitosa estrategia de ahorro de costes. Cada vez son más las empresas que están migrando a la nube a través del cloud computing, una tecnología que permite a las empresas ahorrar capital en hardware, software y mantenimiento para almacenar información de forma segura e ilimitada.

Entre las principales ventajas del cloud computing para las empresas resalta que ofrece acceso a la información almacenada en todo momento y desde cualquier lugar con conexión a internet. Esta propiedad es de gran ayuda para empresas con varias sucursales y empleados autónomos. Asimismo, el almacenamiento en la nube permite la integración de sistemas de forma automática para que la empresa sea mucho más competitiva y sus empleados más proactivos.

A través del cloud computing las empresas pueden olvidarse del mantenimiento de equipos que funcionan lentos y colapsan por la cantidad de información almacenada, pues los datos se encuentra almacenados en servidores potentes y externos que resguardan la información de forma segura con alto grado de privacidad que suprime todo tipo de riesgos.

Los despachos sin papeles

Otro de los retos de las asesorías es apostar por los gestores documentales o despachos profesionales, programas que administran todo tipo de información (imágenes, bases de datos, documentos, etc.), los clasifica, los organiza y nos permite acceder a ellos en todo momento desde cualquier lugar. El uso de los gestores documentales se diseña según las necesidades de cada modelo de negocio para ofrecer una estructura que cumpla con los objetivos específicos del cliente.

Entre las ventajas de este software resalta lo mucho que facilita el trabajo de oficina, pues permite al usuario encontrar de forma más fácil todo tipo de archivo. Además, es una excelente herramienta para facilitar el trabajo de integrar la información sobre datos de clientes, proveedores, transacciones, nómina y otros procesos que pueden ser complejos de almacenar y, sobre todo, organizar.  

En la actualidad esta alternativa permite a las empresas olvidarse de archivadores, tener empleados más proactivos y optimizar su almacenamiento desde una plataforma mucho más económica y segura.

Anticipar las necesidades del cliente

Migrar una empresa a la nube es el norte, pero como asesores no podemos dejar de lado la capacidad de análisis que nos permita identificar gestiones que se pueden optimizar a través de plataformas digitales. Es vital pensar en acciones que nos permitan ofrecer a las empresas reducir el tiempo de acción de un proceso, atender más rápido a los clientes, facilitar el proceso de compra o diseñar aplicaciones o softwares especializados para aumentar la productividad de los empleados.

En conclusión, las asesorías deben ser en 2019 el mentor digital de sus clientes, esa mano derecha que los ayude a transitar por la migración tecnológica de forma segura sustentable y un aliado para ahorrar tiempo y capital. Por supuesto, nada de esto puede ser posible si la asesoría no se ha reinventado a sí misma y no ha empezado su propia transformación tecnológica.